miércoles, 22 de octubre de 2008

GRACIAS, HASTA SIEMPRE Y QUE NO SE LOS VUELVA A VER JAMAS

Saludos mis panas, comparto este artículo de DIARIO EXPRESO, leánlo detenidamente y luego comento del tema:


La Corte se despide con malos augurios
El viernes abandonarán despachos. La tercera sala suspende la formulación de cargos contra Palacio
Redacción Quito

La paralización de la administración de justicia desde el próximo lunes, es el escenario que miran los magistrados de la ex Corte Suprema de Justicia.
Con la “muerte” de la Suprema, como han definido los ministros a la cesación de sus funciones, el ambiente en el organismo fue de resignación e inconformidad.

A ello contribuyó el retiro de sus nombres de las puertas de sus oficinas. Muchos ya no tienen ninguna pertenencia en la ex Suprema. Otros esperarán el último día para retirar las pocas cosas que quedan en sus despachos.

Lo que sí anticipan los funcionarios es que con su salida se generará el “caos jurídico” a partir del lunes y de ello responsabilizan a la Asamblea.

Pero ni en los últimos días los ministros consiguieron unidad de criterios. Los rumores de que existirían al menos cinco ministros dispuestos a avalar la transición con su presencia en el sorteo, motivó una reunión de varios jueces en la Presidencia de la Corte.

Todos querían saber quiénes serían los colegas dispuestos a aceptar el sorteo. Se habló de José Vicente Troya, Teodoro Coello, Carlos Ramírez, Marco Antonio Guzmán y Gastón Alarcón, entre otros. Sin embargo, los propios ministros no tenían la certeza de la veracidad de las voces que se extendieron a todos los despachos.

Fernando Casares se mostró incrédulo ante esa posibilidad, porque dijo que “todos nos comprometimos a no ser parte del sorteo”.

Gastón Alarcón, por ejemplo, dijo que no aceptará el sorteo. Pilar Sacoto está lista para excusarse en el caso de ser escogida. En todo caso, si se concreta la permanencia de algunos, los jueces no ven esa posibilidad como una “traición”; para Casares sería ilegal.

“Si tienen otro argumento, ellos deberán explicar por qué se quedan”, reiteró Casares.
Lo que sí aclaró es que quienes vayan a la Corte no podrán sustanciar causas porque ya no existe la Ley Orgánica de la Función Judicial, pues la nueva Constitución deroga las normas contrarias a esta; y en el caso de la mencionada norma, habla de Corte Suprema, cortes superiores y magistrados.
Se reducirán salas
La primera Corte Nacional de Justicia, al tener menos miembros tras el sorteo (se escogerán a 21 de los 31 cesados), le tocará hacer una reestructuración interna. Y PAIS lo deja al mismo organismo.

Con la reducción de jueces, consecuentemente disminuirán las salas. María Paula Romo recomendó una sala especializada por materia.

A la Comisión Legislativa le corresponde elaborar una nueva ley de la Función Judicial.
En esta se tendrán que hacer estas precisiones que no constan en la nueva Constitución, sostuvo Mauro Andino. Pero hasta entonces, Romo y Andino dejan a la Corte su organización interna. Y con ellos coinciden Marco Martínez y Rosana Alvarado.

Martínez negó que exista un vacío con la transición, pues el sorteo será inmediato. Y en el caso de que los jueces se nieguen, Andino propuso como reemplazo a los conjueces; pero aclaró que el bloque no ha tomado una decisión al respecto. En todo caso, César Rodríguez señaló que se buscará una salida a cualquier vacío.

El ex presidente del Tribunal Constitucional y hoy titular de la Corte Constitucional, Patricio Pazmiño, recordó la obligación de someterse a la Constitución. Dijo que “hay sanciones para el desacato”, pero se estudiará el caso. (MCV-VHC)
Un trámite de última hora
El fiscal Washington Pesántez acusó al ex presidente Jamil Mahuad, como autor de peculado al haber dictado el decreto de feriado bancario en 1999 y luego el congelamiento bancario el 11 de marzo de ese mismo año, basado en una declaratoria de emergencia.

Según la Fiscalía, no se reunía requisitos constitucionales y legales, porque no existía eminente agresión externa, guerra internacional, ni grave conmoción interna como lo exigía la Constitución vigente a esa fecha.

El dictamen fue enviado al tercer presidente subrogante de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Marco Antonio Guzmán, quien cerró el sumario la semana anterior.

Para la Fiscalía, se habría efectuado “una auténtica maniobra fraudulenta al expedir los decretos, con el afán de favorecer a determinadas instituciones y perjudicar al Estado”.

Pesántez estudió el caso por casi dos meses. Tras la acusación fiscal le corresponderá a la Corte sustanciar el juicio plenario. El fiscal subrogante señaló que en adelante se decidirá sobre el pedido de medidas cautelares. Pero por ahora en la Corte no hay quién despache. (MCV)

>> Cuenca

Trabajo es normal y se espera reformas
Tranquilidad existe en los distintos juzgados de la hoy Corte Provincial de Justicia del Azuay. Los trámites y los procesos se cumplen con normalidad, mientras se espera la promulgación de la nueva ley que debe emitir el Consejo Nacional de la Judicatura.

La Corte se compone de cinco salas (dos de lo Civil, dos de lo Penal y una de la Niñez, Adolescencia y Laboral). La integran 35 jueces cantonales: 21 de lo Civil, siete de lo Penal, uno de inquilinato, tres de la Niñez y Adolescencia y tres Laborales). Se complementa con tres tribunales de lo Penal.

El presidente del ente, Pablo Vintimilla, asegura que la situación no ha variado mayormente, puesto que continúan con las mismas atribuciones y competencias y, por tanto, el trabajo no se ha paralizado ni se paralizará.

Vintimilla se fundamenta en el Art. 22 del Régimen de Transición en el que se señala que la reorganización judicial “se refiere solo y únicamente a la organización de las nuevas cortes, comenzando por la hoy Corte Nacional de Justicia, donde se cambia de nombres de ministro a jueces”.

Eso sí, reconoce que desde el lunes pasado los magistrados dejaron de ser ministros. “Los cambios eventuales de jueces queda en manos del Consejo Nacional de Judicatura... Se trata, sin embargo, de solo una organización donde gramaticalmente significa nueva distribución de atribuciones y competencias”, finaliza Vintimilla. (JMJ)

>> Guayaquil

Los ahora jueces firman acatando el cambio
“Ya no ponga ministro presidente, póngale juez presidente de la segunda sala de la Corte Provincial” de Justicia de Guayas. Con esa disposición a su secretaria, el magistrado Hernán Cabezas iniciaba ayer los cambios de forma que comienzan a darse en la otrora Corte Superior de Guayaquil.

“Si hubiera dejado la firma como antes, ¿causaría nulidad?”, se preguntaba el magistrado y contestó que no, porque la Función Judicial sigue llamándolos ministros.

Según el funcionario judicial, los trámites de las causas en su despacho siguen con normalidad. En el caso de los recursos de casación y apelaciones en juicios de fuero siguen elevándose ante la Corte Suprema de Justicia.

“Nosotros no podemos (retenerlos en este periodo de transición), sería denegar justicia... estamos obligados a enviarlos porque de no hacerlo cometeríamos el delito de prevaricato”, dice Gútemberg Vera, conjuez del primer ministro de la tercera sala Penal de Guayaquil.

A decir del magistrado, no existe nerviosismo ni tensión por parte de los servidores judiciales, por los cambios que podrían venir con la eliminación de la Corte Suprema.

“En este periodo de transición -acotó- tendrán que darse todos los procedimientos que establece la ley. En lo único que no estoy de acuerdo es que se haya dedicado la Constitución a la Función Judicial, como por ejemplo no haber permitido que la Corte Suprema siga funcionando hasta ser legalmente remplazada. Ahí se demostró que existió, de parte de los asambleísta, interés en tener algún tipo de influencias en la Función Judicial. A los asambleístas se les pasó la mano y por gusto están llevando al país a un caos innecesario”.

Quienes sí se muestran preocupados son los profesionales que participaron en el último concurso para ocupar diferentes cargos en la Corte. Temen que el proceso sea anulado o si serán posesionados por el actual Consejo de la Judicatura o el que lo reemplace.

Otra preocupación es la avalancha de demandas que entrarán por la derogatoria del pago de tasas judiciales. (PVC)


CHUCKY: A los señores funcionarios de la Corte Suprema que se tienen que ir, SOLO PORQUE SE APROBÓ LA NUEVA CONSTITUCIÓN (algo sin mucho validez para ellos), se les agradece los servicios, pero ojo, no es porque ellos se van es que se armará el "caos" y en caso de que así sea, ustedes vean los toros de lejos, que les interesa, no se hagan las víctimas. Entiendo que se merecen respetos porque "cualquiera" no llega a ese puesto, pero "cualquiera" que no tenga palancas y no sea pana de gente del gobierno, esa es la verdad.
Les puedo afirmar que de todos los que dijeron que se iban, se los firmo, no se van todos, se van a presentar al sorteo, buen sueldo se maneja esta gente, con los viáticos y "lunch", ya es hora de que se termine esto.
Que se vengan los cambios y esperemos que sean para bien, si no expermimentamos el cambio, no estamos en condiciones de juzgar los mismos.

ahi nos vemos