lunes, 6 de octubre de 2008

UN BUEN ELEMENTO

Que tal mis panas, volviendo a las andanzas, quiero que lean esta entrevista, está muy interesante:

tomado de DIARIO EXPRESO:

Entrevista
‘Nebot no es el gran líder’

Alberto Acosta | Ex presidente de la Asamblea


Gabriela Fajardo y Francisco Garcés
Redacción Quito

Este artículo ha sido leído 480 veces

Aunque desde su renuncia a la presidencia de la Asamblea ha estado distante de PAIS, Alberto Acosta no ha dejado de impulsar procesos internos. Estuvo apoyando el Sí y ahora apunta a hacer del proceso de transición un verdadero “espacio democrático y de debate”. Entre propuestas y críticas, desarrolla sus planteamientos.

¿Por qué la necesidad de realizar elecciones primarias en PAIS?
Es importante poner en vigencia la nueva Constitución. Si bien el tiempo es un problema, tenemos que desarrollar un proceso que permita la selección de candidaturas a partir de la participación de las bases. Acuerdo PAIS tiene que ser pionero en eso, ya que no podemos reeditar la selección de candidatos desde arriba. Eso era entendible al inicio, porque siendo un movimiento nuevo era difícil hacer un esquema participativo cuando se eligieron asambleístas. Ahora sí se puede.

¿Moralmente PAIS sería el primer llamado a hacerlo?
Es una cuestión ética. El presidente (Rafael) Correa está de acuerdo y lo ha dicho. Recordemos lo que significó para PAIS el escoger a dos asambleístas (Rossana Queirolo y Diana Acosta) que no tenían vinculación con el proyecto. No tenían nada que hacer en nuestro movimiento y me llamó la atención que hayan estado totalmente en contra del proyecto por el cual fueron electas. Ellas llegaron por esa propuesta y no solo por sus caras bonitas.

En ese entonces usted era de la cúpula de PAIS y debe saber cómo se elaboraron esas listas...
No quiero lavarme las manos pero mi participación fue marginal porque yo seguía al frente del Ministerio de Minas. Las listas de asambleístas se hicieron en referencia a las personas conocidas en provincias, a nivel nacional y a las encuestas. Ahora, así como el Presidente ha combatido a las cúpulas nacionales de los partidos, hay que hacer lo mismo a nivel local; es un reclamo de las bases. Dicen que la partidocracia es eficaz y creen que a los candidatos a alcaldes y a prefectos se los debe escoger de forma participativa. Es para que no haya una suerte de “cambio de camiseta” y los mismos de siempre sean los postulados.

Pero ¿primarias a todo nivel? Porque en el interior de PAIS se habla de no hacerlas para la candidatura de Presidente. ¿Es por el riesgo de que la organización política quede resentida si hay división entre sus líderes?

En PAIS no hay mayor problema para esas primarias. El mismo Presidente ha dicho que no tendría problema en hacerlo. El tema es que Rafael Correa ha sido legitimado una y otra vez: las dos vueltas presidenciales, la consulta, la elección de asambleístas y el referendo.

Pero si se hacen primarias ¿cabría o no la opción de un resentimiento en el movimiento?
Depende de cómo se hagan, si la militancia es responsable y madura para entender ese proceso, sería interesante. Igual es saludable que en todo nivel -prefectos, alcaldes, asambleístas, concejales y miembros de juntas parroquiales- se haga una renovación desde abajo.

¿La idea es captar el poder local que, según usted dice, aún tiene enraizada a la ‘partidocracia’, y sobre todo porque no hay espacio electoral a nivel nacional?

En el espacio nacional puede ser casi seguro que PAIS reedite el triunfo en la Presidencia. Pero no solo es eso. Pasa que a nivel local hay más contacto con la gente y este es un movimiento ciudadano; no podemos quedarnos apostando a la cúpula gubernamental, a la parlamentaria, y deslindarnos de gobiernos locales. Ese sería un error.

Y si es así ¿se reeditarían las viejas prácticas políticas?

No, porque algunos partidos viejos ya no buscaban la Presidencia y aún así gobernaban. Pienso en el PSC que apuntaba al Poder Legislativo, a las cortes, al Tribunal Constitucional, un par de superintendencias y unas cuantas alcaldías. Con eso controlaba el poder nacional.

Y en la elección del vocal de PAIS (Juan Cevallos) en el Tribunal Supremo Electoral ¿acaso no se repitieron viejas prácticas?
Sí, se escogió a una sola persona y se la puso ahí. Pero ahora PAIS tiene la oportunidad de cambiar eso en el Consejo Nacional Electoral y en el Tribunal Contencioso Electoral de transición (cuyos miembros no se someterán a concurso público). Aquí se puede dar una señal de cambio. Por ejemplo, establecer requisitos. Para el Tribunal constan en la Constitución y para el Consejo podría ser, entre otras cosas, que no hayan tenido vinculación con un partido político en cinco años. Luego, tras la posesión de la Comisión Legislativa, se podría solicitar candidaturas a la ciudadanía y, a la vez, nombrar una comisión que garantice que los candidatos son idóneos. Cada asambleísta votaría y quienes tengan más votos serían electos.

¿Un mecanismo así garantizaría la imparcialidad del organismo para las elecciones generales?
Habría más tranquilidad de la ciudadanía. Pero sobre todo, hay que dar señales de que se quiere hacer una nueva política y de que no solo fue discurso.

¿Y cómo ve a la oposición de cara a esos comicios?

Uno de los problemas graves de la democracia en el Ecuador es la falta de una oposición verdadera. En el último proceso electoral, la oposición desapareció. No asomaron los partidos tradicionales ni los líderes de la partidocracia, salvo Jaime Nebot. Ante ello, algunos medios de comunicación trataron de cerrar la brecha. Muchos editorialistas asumieron el papel de políticos. Otro actor fue parte de la cúpula de la Iglesia Católica que recurrió a mañas peores que las de la partidocracia. Eso tiene que ser evaluado por cada uno de estos sectores.

Pero la débil oposición también sería efecto del arrollador poder electoral de PAIS, pues al Sí se sumaron alcaldes y prefectos...
Se podría pensar que la mayoría de alcaldes, prefectos y miembros de juntas parroquiales se inclinaron por la nueva Constitución por las autonomías. Pero, pudiendo ser injusto, creo que a muchos de ellos no les interesó eso y solo estaban pensando en la reelección y en pegarse a PAIS porque ven que ahí está la fuerza electoral. Pero lo de la oposición va más allá. El alcalde de Guayaquil (Jaime Nebot) tendrá que evaluarse. En su ciudad el Sí perdió, pero con un porcentaje del No tan bajo en relación al que tuvo cuando fue electo (cerca de 20 puntos menos), quien pierde es él. Nebot es el gran derrotado porque el Sí gana en Guayas y su cargo se salva por el porcentaje de nulos, pues si la mitad de eso hubiera ido al Sí, Nebot estaría fuera.

¿Qué lección deberían dejar los resultados en Guayaquil para el Gobierno y para el Alcalde?
Para Nebot el mensaje es claro: él no es el gran líder -al menos proyectado desde Guayaquil al país- y no tiene argumento para decir “ahora tienen que respetar a Guayaquil...”. No, porque Guayaquil es el que debe empezar por respetar la nueva Constitución y discutir propuestas. En segundo lugar, creo que PAIS en Guayaquil tiene que entender que se requieren propuestas políticas locales.

¿PAIS no tiene esas propuestas políticas en Guayaquil?

Está dando una propuesta política electoral y no una propuesta política de desarrollo. Eso está faltando: ¿cuál es la propuesta política de PAIS para Guayaquil? A ratos parece que los compañeros del movimiento hacen solo un análisis de por qué perdimos y de cómo vamos a ganar la próxima vez.

Entonces ¿hasta dónde debería ir el análisis en este caso?

Ese análisis pasa por tratar de disputar espacios locales: la Alcaldía o la Prefectura. En Guayaquil, PAIS debería hacer un esfuerzo de primarias y también un proceso que le permita tener un mayor conocimiento de la realidad de la ciudad para que su respuesta no sea solo electoral sino política .

¿Guayaquil es el punto político débil del movimiento PAIS?

No necesariamente; lo que sucede es que en este momento Guayaquil es el punto de disputa. Allí se concentró Nebot, el arzobispo (Antonio) Arregui, medios de comunicación y gran parte de los actores de derecha.

Entonces ¿cómo podría PAIS asumir el reto de darle otra propuesta a Guayaquil?

Eso pasará por disputar el poder local, buscar las especificidades de Guayaquil, y luego ver la propuesta de ciudad de PAIS y qué candidato pone. Hasta ahora no ha habido ese tipo de debate sobre esta ni sobre otras ciudades, porque Acuerdo PAIS solo se ha enfrentado a nivel nacional. Recién en las próximas elecciones tenemos que hacer propuestas locales.

Pero para captar ese poder PAIS necesitará apoyo de movimientos sociales ¿Cómo ve la relación del Gobierno con esos grupos?
El buró político no ha tenido una adecuada política para establecer alianzas con otros sectores a nivel nacional. A nivel local hay más posibilidades, ahí se debería dejar cierta libertad para integrar a las primarias a otros grupos sociales.

¿Y qué pasa con los contrapesos cuando, por ejemplo, los partidos tradicionales podrían tener problemas para reinscribirse?
Sin partidos y movimientos no vamos a tener una buena democracia. Por eso está bien la reinscripción para que los que participen sean realmente representativos. Incluso, me gustaría que algún día PAIS sea un partido de partidos, o sea un partido de tendencias.

Pero la aplicación de la nueva Constitución podría incidir en la reducción de partidos...

Los partidos han desaparecido por sus propios méritos y han tenido capacidad para autodemolerse. Sin embargo, lo peor que podría pasar es una sociedad sin partidos o con uno solo. Por eso, en PAIS también sería importante realizar una convención ideológica para evaluar cuánto se ha plasmado del plan de Gobierno y analizar a dónde queremos llegar.

Pero a usted se lo ve lejano a los procesos del movimiento...

Decidí no pertenecer a la Comisión Legislativa y mi renuncia está presentada. Ahora, tratar de acomodarme en algún lado no es correcto.

¿Y por qué no participa desde el buró político?

No he vuelto al buró porque no me han invitado desde el 29 de junio y no voy a estar insistiendo. Algún rato veremos si vuelvo, pero más me interesa sentarme a hablar con el Presidente sobre temas políticos

Aparte de la conversación del día de las elecciones, ¿ha habido otro acercamiento?

No ha habido conversaciones, no ha habido tiempo para nada. Algún rato nos sentaremos a conversar; en eso quedamos.

Pero si las relaciones con la cúpula están mal ¿ha considerado dejar el Movimiento PAIS?
No, todavía veo que formo parte del movimiento, todavía me identifico con las propuestas, todavía creo que hay que dar la batalla desde adentro.

¿Daría la batalla desde un cargo de elección popular?

Todavía no tengo pensado nada sobre eso. Pero este momento es importante tomarle la palabra al Presidente e ir al diálogo. Al menos en tres campos: las leyes inmediatas, las instituciones y la política pública.

Volviendo al tema inicial ¿Cuál sería su actitud si las bases lo proponen para unas primarias frente al presidente Correa?
Veamos qué pasa...

>> Trayectoria

Nombre:
Alberto Acosta
Quién es:
Tiene 60 años. Es economista de profesión. Fue ministro de Energía y Minas del gobierno de Rafael Correa e integró la lista de asambleístas nacionales de PAIS. Fue el asambleísta más votado y presidente de la Asamblea, hasta que la cúpula del movimiento oficialista le pidió dar un paso al costado.


CHUCKY: Aunque creo que se está medio lavando las manos un poco, este señor es un muy elemento el cual a mi modo de ver lo veo como adversario directo de Correa, esto es en caso de darse las elecciones primarias en Alianza País, este hecho sería inédito e histórico, aunque aqui se aplicaría el dicho, VER PARA CREER.